jueves, 15 de noviembre de 2012

Héctor Miguel Ángeli



Héctor Miguel Ángeli nació en 1930, en Buenos Aires, fue docente y guionista televisivo. Cursó estudios en la facultad de Filosofía y Letras. El 1962 fue becado por el gobierno de Italia para especializarse, en Roma, en el conocimiento de la literatura italiana. Ha traducido a importantes escritores italianos. En 1977 mereció el tercer premio municipal y en 1977-78 el Premio Bienal otorgado por la Fundación Argentina para la Poesía y la Faja de Honor de la SADE. En 1988 recibió una mención especial de la Secretaría de Cultura de la Nación y en 2005 el premio Esteban Echeverría que otorga Gente de Letras. Sus poemarios editados son: Voces del primer reloj (1948), Los techos (1959), Manchas (1964), Las burlas (1966), Nueve tangos (1974), La giba de plata (1977), Para armar una mañana (1988) y Matar a un hombre (1991). En 1999, bajo el título La gran divagación, reunió su obra poética. En 2004 publicó la antología poética Animales en verso y en 2007, Frutas sobre la mesa, con el que obtuvo el Primer Premio Municipal. Frutas sobre la mesa ( 2007)

*Recibió las siguientes distinciones:

-En 2005, Premio Esteban Echeverría, de Gente de Letras ( fijate pero me dijo Héctor que ese premio figura en la solapa del libro).
 -En 2010, Gran Premio de Honor de la Fundación Argentina Para la Poesía.
 Premio Trienal de Poesía de la Academia Argentina de Letras.
 -En 2011, Primer Premio Municipal de Poesía.




                                                                      TÉRMINOS


                                         Degustar no es igual a disgustar.
                                         Según sea,
                                         uno hincha el vientre del arzobispo
                                         y el otro
                                         asume la responsabilidad de la historia.


                                          CON LOS PIES NOS VAMOS


                                       No quiero que me levanten los pies para morirme.
                              Que me alcen las manos, eso sí,
                              hasta la desembocadura de los astros.
                              Pero no quiero que me levanten los pies para morirme.
                              Con las manos hacemos la ternura y la nostalgia,
                              Con los pies nos vamos.
                              Y cuando me vaya,
                              quiero ser toda mi despedida.
                              Porque estoy traspasado de materia,
                              de materia inflamable y aleatoria
                              que no me deja en paz, que me persigue
                              y que no quiero olvidar cuando me vaya.
                              Las cosas están altas y en la altura se arrastran.
                              Todas las cosas son, se me parecen:
                              el sueño intestinal del ave,
                              la orquídea en el vientre de los muertos.
                              Debo irme con ellas,
                              transportadas por esta permanencia.
                              Tan grande es el dolor de nuestra marcha,
                               tan grande y tan amigo,
                               que no quiero que me levanten los pies para morirme.
                              Quiero ser todo el que fui cuando me vaya.


                                           EL JARDÍN DE LA VILLA



EL JARDÍN DE LA VILLA

Este jardín tiene flores,
pero no tiene alondras.

Gotea una canilla,
pero no canta una fuente.

Por allí anda un sapo,
pero no navega un cisne.

Asoma un enano de yeso,
pero no luce una Venus de mármol.

De noche, brilla una bombita
pero no un farol francés.

Este jardín no es un lugar aparte.
Pertenece al gran mundo del pobre.
Todos lo vemos un poco,
pero muy poco.

0 comentarios:

Publicar un comentario

GRACIAS POR TU COMENTARIO -EL ESCARABAJO LITERARIO-