martes, 21 de febrero de 2012

Jorge Luis Estrella -Un alquimista de la palabra.

Tal vez parezca cosa de cuento, pero es muy posible, que aquel que haya leído una poesía de Jorge Luis Estrella sienta algo muy cercano a la satisfacción completa. Una sonrisa cómplice (cuando no una carcajada) acompaña cada una de las frases, cuando la lectura corre por su cuenta, con una mezcla inverosímil de absurdo, ingenio y profundidad filosófica. Sus poesías tienen algo del impresionismo pictórico, esa técnica hecha a base de pequeñas pinceladas que se aprecia mejor a cierta distancia del lienzo, o del más puro surrealismo. Un collage de metáforas, en apariencia incoherentes, que al finalizar la lectura cobra uno (o varios) sentidos sobre la vida, el amor, la ética, el dolor, la muerte y otros tantos temas de igual trascendencia. Pequeños retazos de incongruencia que hacen un todo de abrumadora cohesión Por lo tanto, a posteriori, como esos buenos licores que perduran en el paladar sus poesías dejan un resabio de incógnitas que sólo pueden ser dilucidadas (tal vez sólo en una porción de sus múltiples lecturas) por el lector atento y sensible.


Quizá su particular técnica poética nos remita a aquel arte mítico de la mezcla de diferentes metales para obtener oro.


RJB: Sabemos que la dramaturgia y la actuación son otros de tus talentos ¿Son buenos complementos para la poesía? ¿En algún momento entran en conflicto tus múltiples intereses?

JLE: Desde los 15 a los 40 años (más o menos) leí muchísimas obras de teatro de los principales autores clásicos y contemporáneos y, casi al mismo tiempo, escribí muchos textos dramáticos y, sin duda, eso influyó en mi poesía. La actuación, muy ligada a mi pareja con María Isabel Cané, me sirvió fundamentalmente para desenvolverme ante el público a la hora de leer mis textos en Cafés Literarios o Centros Culturales.


RJB: ¿Desde cuando la poesía? ¿Cuáles fueron tus influencias? ¿Hubo apoyo familiar a tu vocación?

JLE: Desde mi más tierna infancia, la poesía sobrevolaba en la inmensa propiedad donde mis padres, mis hermanos mayores y yo compartíamos el aire con mis abuelos y tíos paternos. Había un olivo, extraordinariamente grande, muchos mandarinos, jardines con achiras, nísperos y variadas flores. Además un patio en cuyo centro resplandecía un cantero de boj. Infinitamente grandes el patio y el cantero. Incluso había un gallinero, pieza para el maiz y el afrecho, huerta de dimensiones apocalípticas, un amplio hogar para conejos, una extensa carpintería, una batea llena de agua donde se criaban mosquitos y, de seguro, algunas otras cosas que se me olvidan. Para los seres humanos, que éramos nosotros cinco, había una cocina pequeña y una pieza grande a doscientos metros. Estoy convencido de que de esta insólita disposición del terreno surge mi visión absurda de la vida. Además, mi abuela, sentada en su cocina, leía “El Parnaso argentino”, un libro con poemas de autores argentinos entre los que figuraban Olegario Víctor Andrade y Joaquín Castellanos, cuyo larguísimo poema “El borracho” era sabido de memoria por toda mi familia. Mi primera composición en la primaria fue acerca del caballo. Escribí: “Este inteligente cuadrúpedo es muy parecido a un burro” lo que condujo a mi hermana, alborozada, a mostrársela a mis padres, hermano, abuelos y tíos. Todo esto sucedió en Zárate. A los catorce años fuimos a vivir a Villa Carlos Paz. Inauguramos la casa mí tía, amigas de mi tía, un primo, mi hermana y yo. Mis padres quedaron en enviar dinero pero se retrasaron y no teníamos ni para comer. A mí me habían dado unos pesos y, abstraído de esa situación, compré un libro de poemas de Rosalía Castro. Mi tía, que casi me mata, dijo: “Hoy comemos Rosalía Castro”. De más está decir que mi familia me apoyó incondicionalmente. En cuanto a mis influencias, además de lo ya expuesto y las letras de tango, ya en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Córdoba me impactaron profundamente Oliverio Girondo y Ramón María del Valle Inclán.


RJB: ¿Qué representa “Menú ejecutivo” en tu carrera? ¿Tendremos a la brevedad otro poemario tuyo?

JLE: El tema de la publicación de un libro propio, que no fuera una antología compartida, significa para mí una especie de incógnita sin resolver. Después de cincuenta años de escribir sin interrupción (Andrea y vos saben muy bien) que la idea de que yo publicara sí o sí un libro propio surgió de Gustavo Tisocco en vuestra casa. Elisabet Cincotta se unió a él para que ésto fuera posible, y las editoras (Liliana Varela y Patricia Ortiz) aportaron lo suyo, lo mismo que mi mujer. Y, como curiosidad, hasta aportó lo suyo María Fischinger, una peruana que vive la mitad del tiempo en Chicago y la otra mitad en Eslovenia. Si no es por ellos tal vez yo seguiría sin libro vaya a saber uno por qué raro complejo psicológico. Ya publicado y presentado el libro me dio muchas satisfacciones. Lo que dudo es que en mi caso se pueda hablar de carrera. Yo escribo y, durante mucho tiempo, en poesía, estuve aislado por completo hasta que un día vino a casa, por el tema teatro, Shaia, esposa del gran poeta de “Las Alusiones”, Roberto Di Pasquale, y él me conectó con la Fundación Argentina para la Poesía donde estuve poco tiempo y con “La luna que” que dirige Ricardo Rubio donde estuve nueve años. Susana Santamarina y Carlos Roldán me invitaron a leer a su ciclo de “Vientos Contrarios” y en 2006 me agasajaron como poeta especial, homenaje que valoré mucho. Los grupos de Internet, Facebook, Youtube, los blogs de Gustavo Tisocco (“Mis poetas contemporáneos”), Norma Padra, Betty Badaui, entre otros muchos poetas amigos; me han servido para difundir mis poemas pero, en la mayoría de los casos, ha sido la generosidad de mis amistades, de quienes dirigen esos sitios los que, de tenerla, me están construyendo una carrera literaria. Ahora tengo un proyecto en el que me encuentro más activo y es la publicación de un libro que hemos escrito con Máximo Ballester. Ya nombré a Valle Inclán y él tiene una obra de teatro llamada “Luces de bohemia” con un personaje trágico :el poeta ciego Máximo Estrella que es uno de mis favoritos. Se me ocurrió que Ballester aportara el Máximo y yo, Jorge Luis, aportara el Estrella y escribiéramos poemas basándonos en ese personaje y tratando de conservar su espíritu. Ballester es un excelente poeta con el que me siento cercano en amistad y el tipo de poesía que hacemos, por eso me hizo feliz que aceptara la propuesta y fuésemos él y yo creando poemas, uno tras otro, para dar forma a un material que nos gusta mucho y esperemos guste a la gente. A propósito de esto, hace unos días, en la presentación del libro de Máximo “Poemas de autoayuda y aforismos para morir mejor”, leímos tres poemas cada uno de “Maximo Estrella” y tuvieron una cálida respuesta del público. El tercer sábado de diciembre se presentó en el Café Oxímoron de Gral. Rodriguez un CD con poemas míos y entrevista de Mónica Angelino, integrante de la UDER (Unión de Poetas Rodriguences), entidad que organizó la reunión que me supo a homenaje y agradezco con todo el corazón. El dueño del café Oxímoron, habida cuenta de mi lectura de poemas en 2010, aportó, con generosidad y entusiasmo, para la concreción de los Cds que fueron grabados por unos jóvenes de Rodriguez y, como curiosidad y justicia, debo decir que mi mujer realizó la reproducción e impresión de la carátula de los mismos


RJB: ¿Ademàs de los ya nombrados, desearías mencionar más detalladamente a aquellas personas que han ayudado a difundir tus obras?

JLE: Sé que es imposible nombrar a todos los que, de una manera u otra, han formado parte de esta experiencia literaria que tantas satisfacciones inmensas me han deparado. Pero, a riesgo de caer antipatico ante inevitables omisiones, quiero nombrar a algunos que han difundido mi obra con inocultable cariño como Alicia B. Pastore, Osvaldo Lázaro, Juan Pomponio, Amalia Mercedes Abaria, Analía Pascaner, Carlos Lópex Dzur, Norberto Barleand, Diego Arandojo, a las seis brujitas del grupo Pretexto: Alicia Màrquez, Gabriela Delgado, Marìa Laura Coppié, Bibi Albert y Mariana Toniolo y Alicia Cora Fernández. Y no hice mención a los que están en el mundo de la radio y contribuyen maravillosamente a que se conozcan mis creaciones y las de tantos talentosos escritores y artistas. Lily Chávez, Marta Goddio, Luis Calvo, Liliana Varela y Patricia Ortiz, Celia Carnovale, Beatriz y Daniel Arias, Mónica Angelino, Isabel Llorca y Agustín, Carlos Kuraiem, Nerina Thomas..Un párrafo aparte para El Escarabajo Literario que, como prólogo de esta entrevista, habla de mi obra de una manera que me ha emocionado y ha despertado mi más profundo agradecimiento.


RJB: Jorge ¿pura inspiración o técnica y un plan de trabajo?

JLE: Si por inspiración se entiende dejar que el inconsciente se exprese y controlarlo con astucia a partir de una conciencia esctricta y alerta, lo mío es inspiración. . Lo que puedo afirmar, sin lugar a dudas, es que rara vez tengo un plan de trabajo. Técnica sí, porque he leído mucho, he estudiado mucho. Hasta soy Licenciado en Literaturas Modernas. En cuanto a corregir, a veces no corrijo nada y otras veces bastante.


RJB: ¿podrías describir con palabras a Chabel?

JLE: Chabel es una luchadora maravillosa que tambièn es la dulzura personificada. Es una trabajadora hiperquinética en el mundo de la realidad y es también una soñadora predispuesta a la utopía. Es una solidaria empedernida, es una actriz esplendorosa, es una mujer en toda la dimensión de la palabra con mucho de madre universal y hembra plena de sensualidad. Chabel es única y tiene un solo defecto: parece dura pero es muy fácil herirla.

Este poema lo escribí pensando en Chabel:


ELLA


“Ella besa los astrolabios del silencio.

Bebe los deseos de Hamlet.

Mira el degüello crepuscular del kabuki

en los ojos de los hijos de Medea.

Resuelve el rompecabezas de Picasso.

Baila la danza de los siete velos

sin ninguna cabeza entre las manos.

Descubre mis hambrientos de Calcuta.

Amasa para ellos un pan hecho de algas y madreselvas.

Descubre la castidad más íntima de mis prostitutas.

La ignorancia más supina de mis sabios.

La corrupción enquistada en mis transparencias.

El túnel de topo de mis ansias.

Ella besa los astrolabios de la música

y me ofrece una fuga enamorada.

Ella nunca olvida ni perdona

pero no se detiene.

Va hacia el alba, se acomoda en las flores

y, pródiga de néctar,

amamanta el misterio de las abejas.

Ella no se detiene, va hacia la noche

y humedece de semen mis palabras.

Va hacia los atrios con la plegaria múltiple

de una rama de olivo.

Va hacia las ruinas pensando en el futuro.

Sabe destapar una botella.

Los que se desayunan con veneno no la comprenden.

Lo único que les pido es que no la hagan llorar.

El tejido de sus fuerzas es una mezcla de mármol

y de lágrimas.”

14 comentarios:

Mónica Angelino dijo...

Conocer a Jorge, disfrutar de su poética y conocer a Chabel, son las cosas hermosas que me ha regalado la poesía.Gracias Jorge por tu consideración hacia mí y la gente de UDER. Y al Escarabajo por esta nota magnífica,

Mónica Angelino: monica_angelino@hotmail.com

Anónimo dijo...

Primero felicitarlos por haberse atrevido y haber hecho respiración boca a boca al escarabajo. Sacarlo a flote para agradar a los que disfrutamos de la literatura. Hay cosas sumamente interesante y esta entrevista me deja maravillada, sorprendida y me hace comprender muchas cosas sobre este hombre maravilloso que es Jorge Luis Estrella. Gracias por eso, gracias

Lily Chavez
http://lilianachavez.blogspot.com

Rolando Revagliatti dijo...

El comentario que de mí procediera debería dibujar un abrazo al entrevistado y al entrevistador. Boceto así, con estas palabras.


Rolando

*

Anónimo dijo...

Excelente reportaje a un genial poeta y amigo como Jorge Luis Estrella. Felicitaciones, por la aparición de El Escarabajo. Un abrazo.
David Antonio Sorbille

Ricardo Juan Benítez dijo...

El agradecimiento para Jorge Luis Estrella... por su paciencia y bonhomía. Y para Mónica,Lily, Rolando y David por sus cariñosos comentarios.

Anónimo dijo...

Queridos amigos: Agradezco de todo corazón esta muestra de cariño de parte del Escarabajo. Estas son cosas que lo hacen feliz a uno. Felicito a Andrea especialmente porque sé de buena fuente el amor y el esfuerzo que ha puesto en juego para que esta hermosa Revista apareciera. Y respecto de Rolando quiero recordar el maravilloso aporte que hace para la difusión de la poesía en todos sus órdenes. Recién lo estaba viendo en un video de La anguila lánguida recordando a la estupenda Sor Juana. Sus encuentros en los Centros Culturales "Raíces" y "El Aleph" son legendarios y fui generosamente invitado a ambos.
Eso sí, una pequeña crítica al título del blog. Yo, dado sus elevados intereses, no lo llamaría Escarabajo sino Escararriba. David es un amigo entrañable con una generosidad ilimitada hacia los otros poetas. Y qué decir de las queridas Mónica y Lily a las que ya nombré en la entrevista.
Infinitos besos para todos.

Jorge Luis Estrella

Anónimo dijo...

Tenía razón Lily Chavez cuando en su programa recomendó la página y muy especialmente la entrevista a Jorge Luis Estrella. Algunas cosas que dijo me produjeron una gran ternura y es evidente que tiene una gran trayectoria y también en el afecto de la gente. Se nota. Felicitaciones a la revista y al entrevista

Andrea Casas
Córdoba

EL ESCARABAJO dijo...

Pedimos disculpas a nuestros lectores si en algunos casos las publicaciones aparecen desconfiguradas. Son ocacionados por algunos problemas de Bloggeer que ya estàn siendo resueltos.

Gracias

Andrea Àlvarez

un caos lúcido dijo...

A Jorge Luis Estrella y a quienes brindan este espacio, a todos, quienes comparten experiencias y difunden con generosidad, a todos: Gracias, un abrazo,
alicia b. pastore,,,

Máximo Ballester dijo...

Que lindo es escucharlo a Jorge. Sí, porque al leerlo lo escuchaba con intenso placer. Qué bueno saber de su pasado, su infancia, sus comienzos. Me encantó. Gracias a Alicia Pastore que me dio el aviso de esta nota y al escarabajo por Publicarla.

betty badaui dijo...

Gracias a EL ESCARABAJO LITERARIO por darnos un poquito más del Maestro.
Conocí los trabajos de Jorge Luis lentamente y de la misma manera los fui degustando hasta llegar al punto justo del disfrute.
Esta entrevista me sirve para conocer esas pequeñas y grandiosas cositas de la niñez de una persona y el posterior recorrido.
El poema dedicado a Chabel me dejó una sensación de ternura que valoro y mucho.
Un gran abrazo
Betty Badaui

Anamaria Mayol dijo...

Uffffff qué bello¡¡Me reafirma que la poesía nos salva.... Gracias por esta nota ,por difundir la palabra Un abrazo Anamaría Mayol

Alicia dijo...

Adorable Jorge Luis Estrella.
Gran poeta.
Buenísima persona.

Un abrazo,

Alicia Márquez

Anónimo dijo...

maravilla!!!
Recién me acerco a ustedes y ya les mandaré algo.
Y aunque los conozco valoro y aprecio mucho
no sabía de esto.
desde Graciela abrazo enorme a ambos

Publicar un comentario

GRACIAS POR TU COMENTARIO -EL ESCARABAJO LITERARIO-